Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

HERRAMIENTAS LOW CODE VS PROGRAMACIÓN

low code

Para nadie es un secreto que la construcción de soluciones de software ha tomado una relevancia importantísima desde hace muchos años y que la pandemia catapultó a las personas al mundo digital. 

 

Vemos un aumento significativo en la Transformación Digital de las empresas, y esta transformación apalancó sin dudas la introducción del LOW CODE como respuesta a un cambió de paradigma respecto a la forma de desarrollar soluciones tecnológicas. 

 

Las principales razones que impulsaron el cambio han sido: 

 

  • La brecha entre la oferta y la demanda de talento en el sector informático. 
  • La rapidez con la que el mercado está exigiendo que las aplicaciones se desarrollen.

 

Estas dos realidades han promovido de forma acelerada la necesidad de integrar herramientas Low Code, convirtiéndola en una de las mejores alternativas para las empresas.

 

¿Qué es Low code?

Son plataformas tecnológicas que disminuyen o eliminan la necesidad de programación ya que usan interfaces visuales que facilitan la construcción de aplicaciones, de forma intuitiva y simple.

 

“Un nuevo método que promete dar respuesta a sus necesidades se llama Low Code, un  sistema que permite eliminar la codificación manual para desarrollar y desplegar aplicaciones” así lo describe el Periodico la Vanguardia de España en su artículo «Low Code» . el nuevo paradigma del software, que además reseña que las empresas lo ven como una gran oportunidad de ayudar en su proceso de digitalización. Este artículo recoge datos muy relevantes del estudio realizado por Barcelona Digital Talent “Analisis del Low Code” que nos trae los beneficios más relevantes de esta forma de producir software: 

 

  • Ayuda con la escasez de talento digital.
  • Mejora notablemente el plazo y tiempo de respuesta. El estudio registra que ha sido: 10 veces más rápido crear una aplicación para los clientes.
  • Generan un 74% de reducción en los costos.
  • El Low-Code soporta cualquier tipo de desarrollo, desde el prototipado de soluciones, la programación de sistemas estratégicos y culmina por la construcción de robots de pruebas de software.

 

Este estudio también nos pone en contexto  sobre  las barreras que el Low Code tiene que enfrentar, que son principalmente la resistencia al cambio por parte de los ingenieros y las dudas sobre su aplicabilidad. Barreras que están impidiendo que el Low Code alcance todo su potencial. Pese a estás limitaciones preconcebidas, la realidad según Gartner es que para 2025, el 70% de las nuevas aplicaciones desarrolladas por las organizaciones utilizará tecnologías low-code o zero-code.

 

Una mirada a nuestro mercado

 

Ahora bien,  si analizamos nuestra realidad, nos daremos cuenta que en América Latina, en países como México, Colombia, Perú, Uruguay entre otros, hay otras razones  adicionales para la adopción de Low Code. 

 

Además de la carencia de talento humano formado en programación y la creciente demanda de clientes cada vez más exigentes; en  nuestra región se suma el surgir de las nuevas generaciones de trabajadores. Los llamados millennials (nacidos entre 1981 y 1993) y jóvenes de la denominada generación Z (nacidos entre 1994 y 2010), todos nativos digitales. Estos trabajadores están habituados a una experiencia digital de altísima calidad, esperan respuestas inmediatas, por lo que requieren en su desempeño laboral  herramientas ágiles, muy fáciles de aprender y muy diferentes de las disponibles en entornos tradicionales. Este aspecto no es menor, ya que nos llama a considerar soluciones con una corta curva de aprendizaje, que  faciliten la transferencia del conocimiento para equipos multidisciplinarios, que suelen rotar en porcentajes muy elevados. 

 

Es así que podemos evidenciar dos razones  adicionales para la adopción del Low code: 

  • Las edades generacionales y expectativas de los actuales recursos humanos.
  • El tiempo de aprendizaje de las nuevas herramientas.

 

La tendencia en QA y su perspectiva a futuro

 

El QA se convirtió en una actividad esencial, más holística, integral e indispensable. Es por ello, que es cada vez más protagónica y en la que se requiere más jerarquización, aumentando los niveles de  inversión. Esta inversión no solamente será en los recursos humanos, sino más bien en empoderar a esos recursos con herramientas de automatización Low Code, que permitan a perfiles funcionales realizar pruebas desde etapas más tempranas, priorizando la automatización para la prevención de errores desde la perspectiva de los criterios de éxito del negocio, antes que para neta detección de fallas, herramientas concebidas como parte de un proceso DevOps y que en definitiva sean fáciles de usar y escalables. 

 

Las empresas saben que aún no están obteniendo todos los beneficios de la automatización, porque ha sido difícil de implementar y muy costosa de mantener, ya que en su mayoría es desarrollada a código por Automatizadores especializados, de poca disponibilidad en el mercado, costosos y con tiempos de respuesta que no acompasan las necesidades de salida a producción. Es así, que cobra muchísima importancia una fuerte tendencia a usar más personas que conozcan del negocio, que de tecnología  y ellos son los usuarios correctos para el Low Code.

 

Hoy en día, con el ritmo acelerado del mundo, la velocidad y la eficiencia,  proporcionada por el Low Code, claramente se demuestra que el camino es utilizar tecnologías diferenciales y dar oportunidad al cambio de viejos paradigmas.

 

Considerando todo lo anterior, significa un error insistir en la receta de codificar todo el desarrollo y las pruebas,  sin dar participación en la justa medida al Low Code, sería como volver a las carretas después de tener automóviles.

 

 

 

¿Te gustaría una demostración personalizada de STELA?

    Otros artículos