STELA: La herramienta latinoamericana que revolucionará el acceso a Inteligencia Artificial

Crear robots con tan solo DECIR lo que deseas que haga, parecería un fragmento de una película de ciencia ficción, pero STELA, la empresa que fabricó hace 6 años, la primera herramienta de automatización de pruebas y procesos de Latinoamérica cero código, está emprendiendo un innovador proyecto de inteligencia artificial promovido por la ANII, la  Agencia Nacional de Investigación e Innovación del gobierno uruguayo que apuesta a proyectos genuinos y con potencial de cambiar paradigmas.

Mucho se ha hablado en los últimos años de Inteligencia Artificial y automatización, pero cómo hacer posible que las empresas de Latinoamérica vean la implementación de estás tecnologías como proyectos tangibles, sencillos y necesarios para el negocio, ha sido el planteo de Guillermo Talento, CEO de STELA, para el cual la tecnología debe disponerse en igualdad de condiciones a todas las personas.

Si bien se espera que en los próximos años más del 53% de las organizaciones en el mundo tengan que implementar algún flujo automatizado con tecnologías de última generación, se determina que la estadística citada por Gartner, responde sobre todo al estado de madurez de empresas de Norteamérica, Asia y Europa, así que hacer que este indicador tenga un componente más alto e impactante para el mercado latinoamericano es el propósito de Guillermo Talento y su equipo con el desarrollo de las nuevas capacidades en STELA, enmarcadas en el proyecto que impulsa la Agencia de Investigación e Innovación de Uruguay.

“Con este nuevo proyecto pondremos al alcance de las empresas en Latinoamérica una herramienta para la automatización robótica de procesos y pruebas, que de la forma más rápida y simple imaginada, reducirá la brecha del desarrollo tecnológico y la capacidad productiva de cualquier negocio” explica la Gerente Comercial de STELA, Carina Cheres.

Esa necesidad de facilitar el desarrollo tecnológico en la región fue lo que inspiró a crear STELA. Repensar la forma de trabajar y hacer más humana la labor de cualquier individuo ante tareas repetitivas como las de un robot. STELA permite a cualquier persona, incluso aquellas que no saben programar, la posibilidad de crear un robot digital para que interactúe con aplicativos de software y sistemas tal como lo hace en su día a día. Con la nueva versión que se está desarrollando con el apoyo la ANII se hará más sencillo aún acceder a ella. Esta herramienta resuelve uno de los grandes desafíos en América latina, que es la falta de personal técnico y el alto costo de implementar pruebas y procesos manuales.

EN QUÉ CONSISTE EL NUEVO PROYECTO

El proyecto avalado por la ANII se está desarrollando por un equipo altamente capacitado en implementación de Inteligencia Artificial. El objetivo es evolucionar las capacidades de STELA a través del entendimiento del lenguaje humano, es decir que la herramienta permitirá a los usuarios generar automatizaciones a partir de instrucciones descritas en lenguaje natural (NLP -Natural Language Processing). Por lo tanto con STELA, crear robots digitales será tan sencillo como indicar verbalmente la serie de pasos y los flujos de los procesos que se necesitan automatizar o describir estas acciones en un documento.

STELA A PEDIR DE BOCA

“Nuestro propósito es aumentar la simplicidad de uso de STELA y ampliar la base de personas capaces de utilizar la tecnología para crear robots de forma ágil. Buscamos democratizar aún más las bondades y el acceso a esta tecnología tan efectiva a empresas medianas y pequeñas de cualquier industria” afirma Guillermo Talento, y agrega “Con este desarrollo queremos ser uno de los primeros en utilizar el procesamiento de lenguaje natural en español en herramientas de automatización”.

Con el nuevo proyecto y las propiedades que ya incorpora STELA, la herramienta se posiciona como la solución más sencilla de usar, al alcance de los presupuestos de la industria local y capaz de multiplicar la rentabilidad en las empresas, facilitar el trabajo de los equipos, así como la calidad de los desarrollos de software y de los procesos del negocio.